Aceptar
Usamos cookies para garantizar el funcionamiento correcto de nuestro portal web, mejorando la seguridad y para obtener una eficacia y una personalización superiores de los servicios que ofrecemos a los usuarios. Si continuáis navegando o pulsáis el botón “ACEPTAR” consideraremos que aceptáis todo su uso. Para más información consulte nuestra POLITICA DE COOKIES.
< volver
Blanqueo de Capitales

Anti-Money Laundering (AML) o Prevención de Blanqueo de Capitales (PBC)

AML es un acrónimo del concepto en inglés Anti-Money Laundering que traduciríamos como Prevención del Blanqueo de Capitales (PBC). Es un concepto utilizado principalmente en el mundo financiero y legal para describir los controles legales que deben cumplir las instituciones financieras y otras entidades reguladas para prevenir, detectar e informar sobre posibles actividades sospechosas del blanqueo de capitales.

¿Qué significa y cómo se define el blanqueo de capitales?

El blanqueo de capitales (también conocido como lavado de dinero o lavado de capitales) es el conjunto de mecanismos o procedimientos orientados a dar apariencia de legitimidad o legalidad a bienes o activos de origen delictivo.

El Grupo de Acción Financiera Internacional – GAFI (Financial Action Task Force – FATF) define el blanqueo de capitales como la conversión o transferencia de propiedad, a sabiendas de que deriva de un delito criminal, con el propósito de esconder o disfrazar su procedencia ilegal o ayudar a cualquier persona involucrada en la comisión del delito a evadir las consecuencias legales de su acción.

El blanqueo de capitales, en general, involucra la ubicación de fondos en el sistema financiero, la estructuración de transacciones para disfrazar el origen, propiedad y ubicación de los fondos, y la integración de los fondos en la sociedad en la forma de bienes que tienen la apariencia de legítimos.

Es importante hacer una distinción entre blanqueo de capitales y dinero negro porque son dos términos que tienden a asociarse, pero que sin embargo no siempre son lo mismo. Entenderíamos como dinero negro dos tipos diferentes:

  • Dinero negro en sentido estricto: Es el que procede de actividades ilegales (robo, malversación de fondos, tráfico de drogas, tráfico de armas, prostitución, contrabando…) No puede ser declarado porque supondría una confesión del delito en cuestión. En estos casos, al procedimiento mediante el cual el dinero negro se hace pasar por dinero obtenido legalmente se le denomina blanqueo de capitales y su objetivo es hacer que ese dinero tribute y figure oficialmente como procedente de una actividad lícita.
  • Dinero negro en sentido amplio: Es todo dinero que no haya sido declarado, sea cual sea el motivo, y por tanto es considerado evasión fiscal. El caso más frecuente es la evasión de impuestos. Este tipo de dinero, no es considerado blanqueo de capitales y no entra dentro de la calificación de ese delito, sino que podría ser considerado un delito fiscal.

La relevancia del Grupo de Acción Financiera Internacional – GAFI (Financial Action Task Force – FATF) para definir las normas de prevención de blanqueo de capitales

Estas pautas comienzan a tomar relevancia a nivel mundial tras la creación de Grupo de Acción Financiera Internacional – GAFI (Financial Action Task Force – FATF, en inglés), una institución intergubernamental creada en 1989 para promulgar un marco internacional de las normas de prevención del blanqueo de capitales. En aquel momento contaba con 16 países miembros y en la actualidad está formada por 36 países y ocho miembros asociados y cuenta con 25 organizaciones internacionales como observadores. A partir de los atentados del 11 de septiembre 2011 en Estados Unidos, estas normas comenzaron a tener más relevancia internacional.

La GAFI ha publicado una serie de recomendaciones que consisten en un marco conceptual que requiere la implementación legal y normativo en cada país miembro para adaptar su marco regulatorio a estos estándares internacionales.

En líneas generales un programa efectivo AML requiere de una jurisdicción en la que el blanqueo de capitales esté criminalizado, con la promulgación de leyes para prevenirlo así como que introduzca las herramientas para la investigación pertinente. Además, debe tener desarrollada la posibilidad de compartir información con otros países. Unos de los puntos básicos de los programas AML a nivel global son exigir a las instituciones financieras la identificación de sus clientes (KYC), establecer controles basados en el riesgo y mantener registros e informes de actividades sospechosas. Esta actividad se realiza en un departamento de Compliance (Cumplimiento en español) que en el pasado tenía una función administrativa sin gran relevancia en la mayoría de las instituciones financieras y en los últimos años ha cogido mucho protagonismo en empresas financieras que, por la presión de algunos gobiernos sobre endeudados se han visto obligados a aplicar los procesos de Compliance de forma más estricta de lo que estaban acostumbrados.

En España la prevención de blanqueo de capitales está regulada por la Ley 10/2010, de 28 de abril, de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo (LPBC/FT) y cuyo reglamento entró en vigor el 6 de mayo de 2014.

Os proponemos asistir al "I Congreso Nacional Control del Fraude Fiscal y Prevención del Blanqueo de Capitales" que tendrá lugar los días 11 y 12 de junio de 2015 en Granada.

Fuente: oroyfinanzas.com

ACTUALIDAD

25/06/2018

Gran parte de las...

Hoy hace un mes de la entrada en vigor del nuevo...

+
no están adaptadas al RGPD
¿QUIERES TRABAJAR CON NOSOTROS?