Internet y las nuevas aplicaciones para Smartphones, se han convertido en nuevas plataformas para que los agresores abusen y hostiguen a otros debido al anonimato de muchas de estas aplicaciones, en consecuencia muchos de los agresores nunca son identificados. El Cyberbulling (acoso cibernético o ciberacoso) es una forma de acoso que es casi invisible para los padres ya que no se muestra ningún tipo de abuso físico, por lo que en casos es difícil de detectar. Les mostramos medidas y tácticas de seguridad para combatir el acoso.

  1. No le prestes atención. A pesar de que sus hijos no entiendan esto al principio, explíqueles que a menudo es mejor no hacer nada cuando un acosador ataca. El acosador en línea o «troll» en muchas ocasiones solo quiere crear dolor y conflicto, sin importar cuáles sean las respuestas. Cierre la conversación antes de que aumente la atención del troll.
  2. Construye una barrera. Los matones pueden ser muy persistentes, dependiendo de su objetivo. Mientras que un solo mensaje puede ser ignorado, múltiples textos desagradables no pueden. Los sitios de redes sociales y los teléfonos celulares tienen opciones de bloqueo que pueden activarse en unos segundos.
  3. Guarde los mensajes. Desafortunadamente, muchos casos de Cyberbulling escolar comienzan siendo pequeños y empeoran con el tiempo y por esto es importante mantener un registro de todo el contenido ofensivo.
  4. Jugar con contraseñas. Hay un tipo de Cyberbulling que consiste en robar las contraseñas de la cuenta de su hijo y publicar contenido vergonzoso con su identidad. Puede luchar contra esto junto con su hijo cambiando periódicamente las contraseñas de sus cuentas, eliminando cualquier contenido ofensivo y publicando en la cuenta pirateada una explicación de lo que sucedcyberbullingió.
  5. Reportar el evento. Cuando el agresor ya haya cambiado la contraseña y no tenga forma de recuperar el acceso a la cuenta, puede reportar el incidente directamente al sitio web y ellos lo deshabilitarán o restaurarán el acceso de su hijo.
  6. Síguelos. Usted es responsable de la seguridad de su hijo. Estar lo más informado posible de la actividad en línea de su hijo puede evitar muchos eventos desafortunados. Si eres «amigo» de sus cuentas, puedes seguir sus publicaciones y ver qué publican los demás en su sitio. Si ve algo desagradable, contenga su impulso de dirigirse al agresor, ya que esto puede empeorar la situación para su hijo. Hable con su hijo sobre la situación en privado y en un asunto tranquilo.
  7. No los culpes. Nunca culpe a su hijo por el comportamiento de los demás independientemente de cómo se originó la situación.
  8. Habla de ello. La comunicación es clave. Cree un sistema o estructura para controlar una situación de intimidación incómoda, tenga en cuenta cómo su hijo puede reaccionar a diferentes situaciones y sepa cuándo le pedirán ayuda y cuándo debería ofrecerla.

 


0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para garantizar el funcionamiento correcto de nuestro portal web, mejorando la seguridad y para obtener una eficacia y una personalización superiores de los servicios que ofrecemos a los usuarios. Si pulsáis el botón “ACEPTAR” consideraremos que aceptáis todo su uso.
Podéis obtener más información en nuestra POLITICA DE COOKIES.

ACEPTAR
Aviso de cookies